¿Para qué sirve una hidrolimpiadora?

A través de los años, hemos ideado la manera de simplificar nuestra vida y reducir nuestro trabajo, al menos en lo que se refiere a cuidado y limpieza del hogar, poco a poco lográndolo gracias al progreso tecnológico y a las empresas que con sus investigaciones e inversiones financian la creación de nuevos productos, que se han convertido en agentes elementales en el abordaje de nuestras tareas diarias. 

Uno de estos avances tecnológicos ha tomado el nombre de: Hidrolimpiadora, también conocida como hidrolavadora. Creada para cambiar totalmente la forma en la que antiguamente se limpiaba y marcando una pauta en lo que es la innovación en el área de limpieza, haciéndola más fácil y no tan trabajosa, como lo era en el pasado. Si quieres saber más sobre este novedoso aparato, sigue leyendo.

 

Primero, debemos saber: ¿Qué es una hidrolimpiadora?

Pues bien, es una máquina que utiliza energía cinética y recoge agua (de un deposito interno) para lanzarla a toda velocidad a través de una manguera. Esta agua al salir a tan altas presiones, me va a permitir “limpiar” ciertas superficies. Las hidrolimpiadoras se utilizan más que todo en zonas abiertas, en patios, para limpiar estructuras grandes.  Ya que, si las accionamos dentro del hogar, lo más probable es que tengamos accidentes, aunque claro hay variedades más pequeñas y compactas, para ser usadas en sitios más precisos y delicados.

La hidrolimpiadora, me va a permitir una limpieza vigorosa, debido a la propulsión de la solución a gran presión y velocidad. Esta solución, puede ser agua, agua jabonosa u otro liquido especial que el usuario quiera usar y que, además, se encuentre indicado por el fabricante de la hidrolimpiadora. Lo más recomendable es utilizar soluciones lo más liquidas posibles, no densas, ya que esto último ejercería una presión contraria provocando que la velocidad de salida, sea un poco menor y la eficacia se pierda.

Hay dos factores importantes, que se encargan de determinar la eficacia de la hidrolimpiadora: La presión y el caudal. Tomamos más en cuenta la presión, si queremos arrancar de manera eficaz más suciedad, ya que la presión será proporcional a la cantidad de partículas de sucio que se desprenderán, mientras que, el caudal se refiere a la capacidad de arrastre, lo que me va a permitir abarcar una determinada zona, es decir, mientras mayor caudal, la zona que se podrá abordar o abarcar, será mayor y, por ende, el trabajo de limpieza podrá finalizarse más rápido.

Hay modelos de hidrolimpiadoras, que utilizan agua caliente, siendo más grandes y pesadas, debido a que poseen un sistema interno, que se encarga del calentamiento del agua al momento del uso, aumentando su capacidad de limpieza, porque es bien sabido que el agua caliente tiene la habilidad de desprender la suciedad de manera más rápida, además de que elimina bacterias, por lo que esto sería una característica muy útil.

Las hidrolimpiadoras, tienen algo en su contra: suelen ser un poco incomodas de llevar, ya que algunas ocupan cierto espacio, pueden ser pesadas (como las que usan agua caliente), generando incomodidad a la hora de maniobrar, mas, sin embargo, las ventajas son superiores: Estas nos permiten limpiar carros, piscinas, motocicletas, bicicletas, pisos y otras superficies, en poco tiempo y sin mucho esfuerzo, además de que la mayoría poseen mangueras largas para un mejor alcance.

Definitivamente, las hidrolimpiadoras son un gran paso de la industria de limpieza, una rama que está naciendo y expandiéndose, por lo que en un futuro podemos esperar grandes avances e innovaciones.

 

¿Para qué sirve una hidrolimpiadora?
4.5 (90%) 2 votes

Deja una respuesta