¿Cuándo debe usarse una hidrolimpiadora?

Gracias a la evolución tecnológica, vemos actualmente, un aumento en la producción de aparatos e instrumentos que nos faciliten ciertas actividades humanas, para reducir el tiempo que invertimos en estas tareas y usarlo en necesidades más apremiantes como: trabajar o descansar. La industria de la limpieza no se quedó atrás y cada día, salen al mercado infinidad de productos eléctricos que nos ayudan en las tareas de cuidado del hogar. Una de las innovaciones más recientes es: La hidrolimpiadora, maravillosa máquina de la que hablaremos hoy.  

Las hidrolimpiadoras son dispositivos mecánicos de limpieza de alta tecnología, que funcionan con agua a alta presión. Algunas cuentan con agua caliente o fría, mientras más caliente el agua mayor el poder desengrasante. Tienen diversos usos y sus aplicaciones son múltiples: pueden ser usados en ámbitos industriales o domésticos. Ellas vienen a sustituir el uso de las mangueras comunes, transformando el concepto que teníamos de las mangueras tradicionales.

Poseen una válvula que regula la presión y una boquilla para el paso del agua, esto permite tener caudal y presión, dándole una gran capacidad de limpieza, obteniendo excelentes resultados y satisfacción. Estas vienen con sus accesorios añadidos: cepillos, diversos tipos de boquilla y por lo general, la longitud de la manguera es superior a 10 metros lo cual le da un gran alcance, mejor manejo y hace las tareas más fáciles.

Como dato curioso estos hidrolimpiadores fueron creados por Alfred Kärcher en Alemania y aun la empresa es manejada por la familia. La industria perfecciono un sistema de limpieza basada en la presión de agua, con la finalidad de ahorrar miles de litros de agua que eran gastados en la limpieza del hogar de forma indiscriminada.

Las hidrolimpiadoras son una opción excelente a la hora de limpiar, desinfectar y desincrustar suciedad. Lo importante es tener claro el uso que le queremos dar, si es doméstico o industrial y elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades. Importante saber que para obtener un mejor beneficio hay que combinar la presión con el caudal de agua. A mayor presión, más capacidad de limpieza, mientras que, a mayor caudal, mayor es el área que podemos abarcar.

Estos aparatos pueden verse complejos e intimidantes, pero son muy fáciles de usar.

En el hogar se utilizan para:  

  • Lavar, limpiar de forma rápida y efectiva ahorrando agua.
  • Retirar el polvo de las paredes y piso.
  • Para limpiar cercas de madera.
  • Para la limpieza de muebles y otros enseres.
  • Para la limpieza de las cerámicas internas y externas, sobre todo las ranuras donde se acumula mucha suciedad.
  • Escalones.
  • Puede usarse en el garaje para sacar la grasa acumulada del piso.
  • Para lavar el carro o moto, siempre y cuando se regule la presión de agua ya que puede deteriorar la pintura.
  • Limpia ventanas sacando toda la grasa y mugre acumulada.  

Es un artefacto fácil de usar, pero hay que tomar en cuenta algunas recomendaciones como:  

  • La conexión a un chorro de agua es vital, aunque algunas poseen deposito interno.
  • La mayoría cuentan con espacios para colocar de una vez el detergente.
  • De igual forma deben estar conectadas a una toma de corriente (en caso de que no sean recargables) para lograr su correcto encendido y apagado.
  • Es conveniente regular la presión y el caudal de agua, dependiendo de aquello que desees limpiar.
  • Es importante que antes y después de usarla se mantenga la pistola y la boquilla desconectada para evitar que estas se dañen.

Una vez que ya conoces que es, para que se usa y las principales recomendaciones para que tengas éxito maniobrando este instrumento, estás preparado para sumergirte en este mundo y disfrutar de todas las ventajas que ofrecen estos ayudantes de limpieza.

¿Cuándo debe usarse una hidrolimpiadora?
4.5 (90%) 2 votes
Deja una respuesta